Miel cruda, pero… ¿Qué es la miel cruda?

De un tiempo a esta parte, se está utilizando mucho el concepto de miel cruda, incluso, hay marcas que etiquetan sus mieles con el adjetivo “CRUDA” detrás de la palabra miel, pero… ¿Qué es la miel cruda?

 Pues es, sencillamente, miel, nada más.

Miel natural, sin aditivos, sin que ningún proceso ajeno al natural, le afecte en su condición. Es MIEL.

Esto nos lleva a un planteamiento… si la miel cruda, es solo miel… ¿Deberíamos seguir poniéndole el adjetivo de cruda detrás?

– Ya que es solo miel… ¿No sería mucho más útil para el consumidor, que quienes someten a procesos no naturales sus productos, lo aclarasen con un adjetivo que lo definiese?

Tipo… miel pasteurizada, miel ultra-filtrada, miel procesada… y no, los productores que vendemos miel, tal cual, los que tengamos que aclararlo con un… “miel, tal cual” o un “miel cruda”, porque si es eso y únicamente eso, con el propio nombre de miel, queda definido, ¿verdad?

–  El etiquetado claro, en cuanto a la procedencia de la miel y el tratamiento que se hace de esta, es una lucha activa en el sector apícola. Los pequeños productores solicitamos la obligatoriedad de que se vea reflejado en la etiqueta la procedencia del 100 x 100 de la miel del envase, ya que, actualmente, permite poner miel europea aun cuando el porcentaje de la misma es un… ¿10%?

 Por otro lado, pedimos que si la miel ha sido procesada, calentada, pasteurizada… se indique también en la etiqueta.

La norma del etiquetado no solo crea una competencia desleal entre las diferentes mieles, sino que además es muy injusto para el consumidor, que ajeno a la normativa, como es lógico, ignora la realidad de lo que está consumiendo.

En fin, Los Izanes con su miel. Naturalmente cruda.

 

#lamielessiemprecrudaysinonoesmiel